Variedades

La Vid y las Vides

La Rioja es una de las pocas regiones del mundo en la que solo se elabora vino tinto con variedades autóctonas.

Tempranillo

Considerada originaria de Rioja, es la variedad española que disfruta de mayor prestigio por su potencial de calidad, la cual, combinada con otras variedades, es incluso mejorada. Racimo mediano-grande, con bayas de similar morfología, de hollejo grueso y ceroso, con un característico color negro intenso. Produce vinos afrutados en su juventud, suaves y aterciopelados, de un particular color rojo rubí intenso, que alcanzarán su máxima expresión una vez sometidos a una cuidadosa crianza en roble.

Garnacha

Se trata probablemente de la de variedad más cultivada en España y la segunda más utilizada en Rioja. Racimos compactos y de tamaño medio al igual que sus bayas, las cuales gozan de una piel fina y color tenue. Proporciona vinos con poco color y rápida evolución del mismo, elevada graduación alcohólica, faltos de acidez e intensidad aromática media. Se utiliza principalmente como acompañante de la Tempranillo en los vinos tintos y principal ingrediente de los rosados, gracias a sus característicos aromas frutales y florales.

Mazuelo

Conocida en el resto de España cómo Cariñena, sus racimos son grandes, con bayas de tamaño medio y hollejo áspero. Produce vinos con buen color, muy estable a lo largo del tiempo, grado alcohólico medio, elevada acidez e intensidad aromática media.

Graciano

Variedad de marcada personalidad, peculiar aroma y probablemente, la que entraña mayor dificultad de cultivo en La Rioja, de donde es originaria. Sus racimos son grandes y compactos, con bayas de tamaño medio y acentuado color negro. Vinos de color intenso, característico aroma y larga longevidad en botella.

Viura

También llamada macabeo, supone la esencia del vino blanco en Rioja, dadas sus excelentes características para elaborar blancos con crianza. Presenta racimos grandes, con bayas de tamaño medio, de color amarillo en su madurez. Produce vinos pálidos, frescos por su agradable acidez y afrutado.

Malvasía

Empleada para la elaboración de vinos blancos, tiene racimos y bayas de tamaño medio, teniendo éstas últimas un característico color rojizo. Los vinos resultantes presentan un color dorado, con tendencia a la oxidación, muy aromáticos y con cuerpo.